Salud y Movimiento. Dinámica corporal.

Las personas que NO sufren dolor de espalda y cuello siguen un hábito 100% eficaz (muchas veces sin saberlo...)

Tú también podrías aprender ese hábito

Aunque aviso que tu fisio de confianza te va a echar de menos...

Pero voy a serte sincera. Lo primero que debes saber de mí es que no soy ni fisioterapeuta, ni masajista ni traumatóloga.

Me dedico a la movilidad desde hace más de 35 años, lo cual, me ha permitido desarrollar mi propio método (aunque suene egocéntrico) para ayudar a que las personas se encuentren sanas. 

Si para ti eso supone un problema, lo mejor es que no sigas leyendo.

Pero si estás buscando la manera de aprender a curar para siempre tu dolor de cuello o espalda y has probado varios métodos y/o productos sin resultados…

Aquí te voy a mostrar cómo conseguirlo paso a paso.

¿Puedes invertir 10 minutos de tu tiempo al día para curar definitivamente tu dolor de cuello y espalda?

Si los tienes, suscríbete y te cuento cómo vamos a hacerlo. La recompensa es enorme.

A nadie le gusta vivir con molestias, por eso, la gente con fuertes dolores, sobre todo de espalda, hombro y cuello, suele buscar soluciones a corto plazo.

Normal. Te duele y quieres una solución rápida que se puede solucionar con una sesión de fisioterapia u otra terapia alternativa.

Todos queremos estar sanos, pero si lo pensamos bien, hacemos poco para conseguirlo.

Te explico.

Sin darnos cuenta, esperamos a sufrir dolor para acudir a alguien que milagrosamente nos lo cure durante un tiempo.

No prevenimos el dolor, sino que esperamos a tenerlo y entonces vienen las prisas.

¿Verdad que no cogerías un coche si supieras que han reparado los frenos con un” parche” que se puede volver a romper en cualquier momento?

Primero te aseguras de que lo han reparado bien y después ya conduces. Sino puedes tener un problema grave.

Pues con tu dolor pasa igual. 

No pensamos en prevenir, solo en actuar una vez aparece.

Y aparece. Siempre aparece…

Una vez llega el dolor lo quieres curar rápido. Lo antes posible. Quieres dejar de sufrir porque tu ritmo de vida se resiente.

Y buscas ayuda.

Ahí suele entrar en juego un fisio, un masajista o un traumatólogo. Todos grandes profesionales a los que respeto muchísimo pero que muchas veces, no dejan de ponernos un parche a algo mucho más profundo.

Te «arreglan» y consiguen aliviar tu dolor pero…

Aquí viene la pregunta importante, ¿Cuánto tiempo dura tu vida sin ese dolor?

La mayoría de veces unos cuantos días, semanas, o igual si tienes suerte algunos meses.

Pero el dolor siempre vuelve.

¿Por qué?

Porque la razón es mucho más profunda.

No te han enseñado a prevenir tu dolor.

Algo tan sencillo como tener una buena postura, moverte correctamente y sentir cuando estás sobrecargando tu cuerpo.

Como ves, esto no es nada «milagroso» ni ningún «truco infalible» ni nada por el estilo con más marketing que contenido.

Se llama dinámica corporal.

Y sigue los principios de MOVERSE CON EL CUERPO, LA MENTE Y EL ESPÍRITU.

Una vez  aprendes a controlar tu cuerpo y tus movimientos, cambias por completo. Y poco a poco dejas de sufrir dolores.

Estamos hechos para movernos. Si no nos movemos, estamos muertos.

Con trabajo (entrenamiento y práctica) lo conviertes en un hábito, que sigues sin ningún tipo de esfuerzo.

Y eso sí te da calidad de vida. Porque es un cambio para siempre.

Sí, ese es el extraño hábito del que te hablaba, y es extraño porque no mucha gente lo aplica y el que lo hace no suele ser consciente de ello.

Y eso precisamente es lo que te voy a enseñar para que empieces a ser consciente de tu propio cuerpo y dejes de sufrir dolor.

Sobre todo en tu espalda y en tu cuello.

Si quieres saber más, suscríbete y te cuento sobre dinámica corporal. Te aseguro que te va a sorprender y enganchar... 

¿Quieres saber qué te voy a contar?

Voy a contarte todo esto y mucho más con el objetivo de ayudarte a curar ese dolor de espalda y/o cuello que no te deja en paz desde hace tanto tiempo.

Y no curártelo unos días, sino que voy a enseñarte a resolverlo para siempre gracias a la dinámica corporal.

Déjame un email y te cuento cómo.

Además, si no te gusta te das de baja y ya está. Te aseguro que es más fácil todavía que suscribirse.