Empieza la aventura de “LOS DIRECTOS”.

Primera trilogía

Todo empieza cuando escucho con frecuencia esta frase: “…me duele el cuello y la espalda, pero es que trabajo muchas horas sentado delante del ordenador….»

Evidentemente este es un tema de interés general que merece tratarse paso a paso.

Nacemos y crecemos en base a nuestra cultura, educación, costumbres y hábitos. No solemos considerar nunca si nuestras «maneras de movernos» son adecuadas, hasta que mucho tiempo después el dolor nos obliga a parar y prestar atención a aquello que nos puede estar perjudicando.

Para comprender que ha sucedido y empezar a resolver, es necesario disponer de la información adecuada sobre como funciona la movilidad del organismo, empezando por considerar que «el movimiento» es una función de los seres vivos y como tal es responsabilidad individual conservarla de manera saludable sin permitir al azar y al paso del tiempo que decidan por nosotros.

La experiencia profesional me dice que la mayoría de estas dolencias tienen un origen mecánico y surgen como consecuencia de la acumulación de horas de uso inadecuado del organismo, aunque nos lleguemos a identificar con esas maneras inadecuadas que convertimos en hábitos y olvidamos que todo lo aprendimos y por tanto podemos en cualquier momento desaprender lo que ya no funciona para volver a aprender nuevas maneras.

 ¿Cómo evitar esas dolencias, sin antes considerar la movilidad como una función para la vida?

¿Cómo realizar nuevos movimientos, sin antes considerar que para ello necesitamos cambiar nuestra auto-imagen y auto-percepción?

Es evidente que esas dolencias han sido ocasionadas por el uso inadecuado del organismo junto a creencias mal entendidas, así que mejor y lo antes posible pensemos en “prevención” para alejarnos del dolor que nos paraliza y modifica nuestra calidad de vida. 

 

Cuando tenemos dolor el procedimiento tradicional es buscar un especialista para que con las pruebas pertinentes “etiquete” el problema y pueda establecer un tratamiento. Sin embargo, cuando el problema es postural el tratamiento irá dirigido a las dolencias que son consecuencias, pero no a su origen. Y ES AQUÍ, DONDE SURGEN NUEVOS PLANTEAMIENTOS PARA ENCONTRAR SOLUCIONES.

¿Qué hacer en ese momento?

Junto a los recursos tradicionales deberemos tratar por un lado la disfunción con un tratamiento adecuado para que desaparezca  y lo antes posible, pero para evitar que se repita tendremos además que aceptar que «algo hacemos mal» y debemos descubrirlo para dejar de hacerlo.

¡Reflexión liberadora!

Ya que este nuevo planteamiento nos permite poder aprender a cuidar de nuestra salud sin permitir que el azar y el paso del tiempo decida por nosotros, algo que se llama “empoderarse”

Para esto creamos: “el arte de desplegARTE un aula virtual que te proporciona información y las prácticas necesarias mediante: videos, audios, textos, consultas personalizadas y sesiones en directo para de manera fácil, paso a paso y a tu ritmo, aprendas sobre la importancia del buen uso de tu movilidad a cualquier edad y donde estés. Tanto para mejorar como prevenir.

¿Qué es lo que necesitas saber?

Necesitas incorporar nuevos conceptos para comprender tu movilidad desde otra perspectiva como auto-cepción, esta es la que  te permite ampliar tus sensaciones para cambiar tus hábitos inadecuados, a través de unas prácticas dirigidas. Progresivamente con PACIENCIA y CONSTANCIA consigues nuevas maneras de moverte, como cuando aprendes a conducir y conviertes un imposible en algo mecánico.

Como todo proceso de aprendizaje, no hay caminos cortos y cada persona tiene que encontrar la manera que mejor se ajuste a su necesidad y fisiología. Lo importante no es “lo que haces” sino “cómo lo haces” y durante un periodo de aprendizaje consigues; alinearte con la gravedad, recuperar rangos de movilidad perdidos, equilibrar elasticidad y fuerza, no utilizar tensión innecesaria, mejorar el equilibrio y todo a través de una respiración dirigida que ajustarás a cada ocasión.

El método totalmente holístico incorpora conceptos de distintas disciplinas para re-educar tus patrones primitivos para mejorar tu calidad de vida en tu día a día  sin acumular sobrecargas y desajustes innecesarios, igual que cargas la batería de tu móvil cada día.

¡vive y muévete!»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =